18.02.15

SYRIZA Y NOSOTROS

Autor: Rafa Duarte

La victoria de Syriza en las pasadas elecciones griegas ha supuesto un verdadero terremoto en el mapa político europeo. Más allá del cambio que supone un nuevo gobierno con nuevos planteamientos, estas elecciones han supuesto el primer triunfo de una fuerza que no oculta que es inequívocamente de izquierdas (Syriza son las siglas de "Coalición de Izquierda radical") y que defiende políticas contrarias a la austeridad y los recortes que han sido las comunes hasta ahora en Europa, y muy especialmente en los países del sur de Europa.

En síntesis, las líneas esenciales de la propuesta política de Syriza tratan de cuestionar los fundamentos económicos que han desembocado en la crisis actual y, sobre todo, plantear alternativas a los mecanismos que desde las instituciones europeas se han recetado para combatirla. Por tanto, se trataría de volver a las políticas de crecimiento económico como única manera realista de reducir los efectos sociales de la crisis y reducir también el endeudamiento público, volver a hablar de redistribución de la riqueza y dejar a un lado un concepto tan difuso como la solidaridad, considerar que un espacio económico único europeo con una moneda única debería implicar también una hacienda única. 

Todos esos elementos se superponen en las propuestas de Syriza para salir de la crisis: políticas de crecimiento y no de austeridad, reformas para expandir la economía y no recortes de servicios públicos, redistribución de la riqueza europea y no planes de devolución de la deuda que estrangulan a los países del sur. Son planteamientos que muchas fuerzas de izquierda venimos haciendo en los últimos años, la gran novedad es que, por primera vez, una fuerza que defiende esos postulados ha accedido al gobierno de un país europeo.

Estas son las bases con las que Syriza ha abordado la negociación con la Unión Europea, en palabras del nuevo ministro griego de finanzas Yanis Varoufakis: "nuestro gobierno no está pidiendo a Europa una vía para pagar nuestra deuda. Estamos pidiendo unos cuantos meses de estabilidad financiera que nos permitirán embarcarnos en las tareas de reformas que la población griega pueda soportar y que nos devuelvan al crecimiento y ponga fin a nuestra incapacidad para devolver nuestras deudas".

Sin duda, es un momento de esperanza y de confianza en que puede haber una alternativa real a las políticas económicas actuales.