05.05.15

ICV alerta de que la recuperación tiene "pies de barro" porque se asienta sobre una “degradación” de la calidad del empleo y la caída “en picado” de los salarios

Coscubiela: “Rajoy mintió a sabiendas a los ciudadanos cuando les dijo que el rescate al sistema financiero no costaría nada a los contribuyentes”

Roda Junta Portaveus

Joan Coscubiela, diputado de Iniciativa per Catalunya Verds y portavoz adjunto del grupo parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural, ha alertado de que los datos del paro del mes de abril indican que la recuperación tiene “pies de barro” porque se asienta sobre una "degradación" de la calidad del empleo y la caída "en picado" de los salarios.

“El crecimiento –denuncia Coscubiela- se está gestando sobre sectores de escasa productividad y en los que apenas hay valor añadido”.

El portavoz de Empleo de La Izquierda Plural asegura que “puede llegar el caso de que España exporte mano de obra cualificada e importe mano de obra precaria para alimentar la permanente burbuja de precariedad que alienta el Gobierno”.

Las previsiones de crecimiento para España sirvieron a Coscubiela para denunciar que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "mintió a sabiendas a los ciudadanos cuando dijo que el rescate al sistema financiero no costaría nada a los contribuyentes”.

“Ya todo el mundo sabe que eso no es verdad ni lo fue nunca” –afirma- y por ello ha exigido a Rajoy que “pida perdón a los ciudadanos”. Y añade: “no solo sí va a costar, sino que varias generaciones de españoles tendrán que trabajar para pagar durante mucho tiempo ese rescate". Y Rajoy "no se puede ir a la tumba política con esa mentira de esa envergadura".

La realidad, insistió Coscubiela, es que a pesar de la "brutalidad" del ajuste en el sector público el déficit "no baja significativamente" y la deuda pública ha aumentado 300.000 millones desde el inicio de la legislatura, lo cual demuestra que el problema no es de gasto público sino de ingresos por un sistema fiscal que es "el más cadavérico del mundo".

Solo se soluciona, en su opinión, promoviendo un crecimiento "sano" en sectores que aportan valor añadido, y con una reforma fiscal "que merezca ese nombre y acabe con el fraude y la evasión".

Las previsiones europeas, por tanto, suponen por la vía de los hechos "un suspenso" a las señas de identidad del proyecto con el que el PP ganó las elecciones.